Aprovechando la resaca de San Valentin y ese “love is in the air” os quiero hablar del Amor mas potente que hasta ahora he conocido, El Reiki.

Muchos escuchareis la palabra reiki y os sonara a chino, otros quizá ,hasta lo habéis  recibido, este articulo lo escribo sobre todo, para los que os suena a chino, porque no vais mal encaminados…y ahora os lo explico.

Siempre que escribo intento aportar cosas que os aporten, en definitiva a ser mas felices…ya sabéis mi hashtag #entrenateparaserfeliz

El reiki tiene su origen en Japón su creador fue Mikao Usui, fue un monje budista.

Reiki es una palabra sánscrita que significa REI, energía universal y KI, energía vital.

Es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio en todos los niveles.

Reiki actúa en profundidad yendo a la raíz del problema físico o emocional, permitiendo que la emoción o el patrón de conducta que ha creado el desequilibrio, se manifieste y sea sanado.

También nos ayuda al crecimiento personal y a la expansión de nuestra conciencia.

El acto de la imposición de manos sobre el cuerpo humano para confortar o para aliviar es tan antiguo como los instintos. Ante la sensación dolorosa, lo primero que hacemos es llevar las manos al lugar dolorido.

Reiki es uno de esos métodos que lo pueden practicar cualquier persona, se enseña y se aprende con gran facilidad, mi hijo Pau recibe reiki desde que estaba en mi tripita.

El ser humano tiene un campo energético que si en ese campo la energía no fluye es cuando el cuerpo enferma.

El reiki no cura. “Favorece la recuperación al desbloquear la energía bloqueada. Activa los sistemas naturales del organismo para regenerarse y fortalecer el sistema inmunitario. Es una capacidad natural que tiene el ser humano”,

Y me llena de alegria pensar que en el Hospital público como es Puerta de Hierro  de Madrid desde hace tres años los enfermos de cancer pueden recibir Reiki, si que es verdad que en otros países como Estados Unidos o Reino Unido existen centenares de centros donde se combinan los tratamientos convencionales con los energéticos.

Y siempre me viene la imagen de la película “Avatar” y ese contacto con la energía de la naturaleza.

El reiki cambio mi vida y forma parte de mi vida desde hace  10 años  y os puedo decir que cosas buenas…como serenidad, saber afrontar las cosas no tan buenas de otra manera, en definitiva a estar enamorada de la vida y de las personas.

Espero que el Reiki se cruza pronto en tu camino ….